López Osornio, abuelo de Rosas.

En viaje a Mar del Plata, antes de Dolores y después del río Salado se pasa cerca del Rincón de López (escondido por la ruta 11 en el partido de Castelli).

Ahí  se estableció Clemente López Osornio después de su retiro militar, terminando el siglo XVIII, conformando el último poblado “civilizado” en frontera con el indio, es decir, la frontera sur del flamante Virreinato del Río de la Plata (creado en 1776).

El viejo López Osornio, militar de campaña y hombre de campo, fue a buscar su destino y lo encontró a los 63 años.

Como esperaba (con zanjas, mangrullos y hombres armados) la estancia fue atacada muchas veces hasta que el terminal malón de venganza de diciembre de 1783 dejó su cadáver lanceado sobre la zanja junto al de su hijo Andrés.

Entre los sobrevivientes de aquel malón, una de sus hijas, Agustina, se encontró con la administración de la herencia a los 14 años de edad. Se casó con León Ortiz de Rozas y tuvo 10 hijos siendo el mayor de los varones Juan Manuel de Rosas.

Un bisnieto del viejo Clemente, Mario Aníbal del Carmen López Osornio (1898-1950), escribió varios libros de temática campestre y el último de ellos fue la novela “Don Clemente López, vida del abuelo de Rosas”, publicada el año de su muerte (1950).

Tan numerosas y enrevesadas se volvieron las ramas que el propio árbol genealógico de Rosas llegó a guardar unitarios.

Arraigado en Chascomús (vivió su infancia en la casa que es actual sede del Instituto Historiográfico) las ramas (paterna y materna) de su ascendencia se conjugan en cruenta guerra: “dos torrentes de sangre que se contraponen y anulan”, diría el propio Mario Aníbal.

Del lado paterno el célebre apellido de Silverio López Osornio, abolengo de Juan Manuel de Rosas.

Del lado materno, Dalmira Bordeu, encontramos a su abuela, Petronila Casco de Bordeu, hija de Vicente Casco, que hizo fortuna en Chascomús, se unió a los Libres del Sur contra el Restaurador y terminó fusilado en Santos Lugares por orden del propio Rosas.

Los textos de Mario López Osornio tienen un desigual valor histórico en relación a sus fuentes documentales y entre ellos también rememora esta profunda grieta política que nunca dejó de atravesar familias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s