Invasiones inglesas: Buenos Aires expulsa a Whitelocke.

whitelocke

Aunque quiso cumplir con sus propósitos, la estrategia del Teniente General John Whitelocke fue desastrosa: después de obligar a sus hombres a marchar cuatro días seguidos entre aguas y pantanos, dividió su ejército en trece columnas que entraron en Buenos Aires por trece calles paralelas. Según la historia se atacó a los ingleses desde las azoteas produciendo miles de bajas entre muertos y heridos. Whitelocke se rindió y volvió a Inglaterra, donde fue juzgado por ineptitud (1). Los jueces lo declararon culpable y se lo degradó. Su pobre defensa consta en The Trial at Large of Lieut. Gen. Whitelocke.

“Todos y cada uno de los dueños de casa, con sus esclavos negros, defendieron sus hogares, convertidos en fortalezas: y quizás no sea mucho decir que toda la población masculina de Buenos Aires tomó parte en la defensa.” (3)

.


(1) Whitelocke fue juzgado en consejo de guerra en Chelsea, a partir del 21 de enero de 1808. El fiscal fue Richard Ryder, quien pronunció las siguientes palabras durante el primer día del proceso: “…la expedición al mando de Whitelocke fracasó completamente…lo que ha desvanecido todas las esperanzas que se abrigaban de abrir nuevos mercados a nuestras manufacturas…”
El general Gower dijo en el juicio que el comandante jamás formó plan alguno, que los jefes principales no hicieron objeción al plan de ataque el día 4 pues todos descontaban el triunfo. Agregaría luego que “Jamás hubiera creido que fueran tan implacablemente hostiles como por cierto lo eran…No creo que haya habido un solo hombre realmente adicto a la causa británica en la América española…”
El testigo Torrens declaró que no se había tomado ninguna medida para la retirada, pues todos estaban seguros «que nuestras operaciones serían coronadas por un triunfo completo». En efecto, los ingleses esperaban aplausos por su invasión. Whitelocke agregó: “Esperaba encontrar una gran porción de habitantes preparados a secundar nuestras miras. Pero resultó ser un país completamente hostil.”
IMAGEN: “La partida del general John Whitelocke y el vicealmirante Murray, 1807”. Invasión británica del Río de la Plata, Argentina, siglo XIX. Buenos Aires, Museo Histórico Nacional del Cabildo de la Ciudad de Buenos Aires. Óleo sobre tela del año 1912, obra de Charles Forqueray. El General John Whitelocke se rinde ante el Brigadier Santiago de Liniers el 5 de julio de 1807 frente al Fuerte de la ciudad. Liniers a caballo, flanqueado por la legión Patricia y Whitelocke a pie, secundado por Murray.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s