Borges: Oda compuesta en 1960

borges2

El claro azar o las secretas leyes
que rigen este sueño, mi destino,
quieren, oh necesaria y dulce patria
que no sin gloria y sin oprobio abarcas
ciento cincuenta laboriosos años
que yo, la gota, hable contigo, el río,
que yo el instante, hable contigo, el tiempo,
y que el íntimo diálogo recurra,
como es de uso, a los ritos y a la sombra
que aman los dioses y al pudor del verso.

Patria yo te he sentido en los ruinosos
ocasos de los vastos arrabales
y en esa flor de cardo que el pampero
trae al zaguán y en la paciente lluvia
y en las lentas costumbres de los astros
y en la mano que templa una guitarra
y en la gravitación de la llanura
que desde lejos nuestra sangre siente
como el britano el mar y en los piadosos
símbolos y jarrones de una bóveda
y en el rendido amor de los jazmines
y en la plata de un marco y en el suave
roce de la caoba silenciosa
y en sabores de carnes y de frutas
y en la bandera casi azul y blanca
de un cuartel y en historias desganadas
de cuchillo y de esquina y en las tardes
iguales que se apagan y nos dejan
y en la vaga memoria complacida
de patios con esclavos que llevaban
el nombre de sus amos y en las pobres
hojas de aquellos libros para ciegos
que el fuego disperso y en la caída
de las épicas lluvias de setiembre
que nadie olvidará, pero estas cosas
son apenas tus modos y tus símbolos.

Eres más que tu largo territorio
y que los días de tu largo tiempo,
eres más que la suma inconcebible
de tus generaciones. No sabemos
cómo eres para Dios en el viviente
seno de los eternos arquetipos,
pero por ese rostro vislumbrado
vivimos y morimos y anhelamos,
oh inseparable y misteriosa patria.

 


La Oda compuesta en 1960, se publica en el diario La Nación el 22 de mayo de 1960, en el marco de los festejos del sesquicentenario (150 años) de la Revolución de Mayo de 1810. Reeditando las celebraciones del Centenario (1910), se llevaron a cabo entre el 18 y el 25 de mayo (1960) en Buenos Aires desfiles, inauguraciones de monumentos, discursos, publicaciones históricas y literarias de las que la Oda borgeana forma parte.

Es entonces un tramo ya crítico del gobierno radical de Arturo Frondizi. El acoso sindical, el fortalecimiento del neoperonismo y el recelo militar ante el contagioso entusiasmo de la revolución cubana lo encaminaban hacia la destitución que, finalmente, tuvo lugar dos años más tarde (29.03.1962); tiempos muy próximos a la afiliación de Borges al partido conservador (1).

Jorge Luis Borges llega a vincular la patria a la órbita divina y a adjetivarla como “misteriorsa”, acaso por la ambigüedad del término patria, “eres más que tu largo territorio y que los días de tu largo tiempo”. Luego, no olvida intercalar su festejo a la Revolución Libertadora que derrocara a Juan Domingo Perón en 1955.

Patria yo te he sentido… en la caída
de las épicas lluvias de setiembre
que nadie olvidará…

El 16 de septiembre de 1955, a tres meses del inverosímil bombardeo a la Plaza de Mayo por parte de militares argentinos que intentaron matar al presidente Juan Domingo Perón, la ciudad de Buenos Aires amaneció con la noticia de que Córdoba se había alzado en armas. Las pizarras de los diarios convocaron a los transeúntes porteños y LV2 Radio Central de Córdoba, perteneciente a la cadena de Radio Belgrano y tomada por los rebeldes, transmitía las noticias de la revuelta y la proclama firmada por Arturo Illia y otros dirigentes radicales: “Ciudadanos: a la calle a defender la libertad, la democracia, la justicia y la paz de la familia argentina”.

En efecto, el golpe se había iniciado a la medianoche en La Calera, Córdoba, cuando el General Eduardo Lonardi, acompañado de un grupo de hombres, irrumpió en la Escuela de Artillería. A la misma hora se sublevaba el jefe de la base naval de Río Santiago, Buenos Aires, almirante Isaac Rojas y el Mayor Juan Montiel Forzano en Curuzú Cuatiá, Corrientes.

Por la mañana en la Casa Radical de Córdoba los dirigentes repartían las armas que les había proporcionado la Fuerza Aérea. Por la tarde, la toma de la Plaza San Martín por una columna mayoritariamente civil encabezada por el General Dalmiro Videla Balaguer y el Comodoro Julio César Krause terminó con la toma de la sede policial a balazos que dejó muertos. Se tomaron la CGT, el aeropuerto y hasta la comisaría del barrio Clínicas. Universitarios, activistas católicos, militantes radicales y conservadores salieron armados a las calles cordobesas.

Aviones de la base aérea de Morón, Buenos Aires y tropas leales al gobierno de Perón del Regimiento 7 de Infantería bombardearon los buques de la base de Río Santiago. Al atardecer los rebeldes se evacuaron y embarcaron al puerto de Montevideo con su carga de muertos y heridos, cadetes de la Escuela Naval, oficiales y suboficiales.

En Buenos Aires la administración pública se paralizó, los padres retiraron a sus hijos de las escuelas y los almacenes atendieron largas colas de clientes mientras en el Congreso se aprobaba el estado de sitio.

Eran días húmedos y plomizos, Borges bien lo recordó con pretensiones indelebles: “las épicas lluvias de setiembre que nadie olvidará”, escribió.

En efecto, “en el atardecer de aquel lunes lluvioso (16.09.1955), apenas se supo que Perón renunciaba, la oposición se lanzó a las calles. Fue un delirio. Hubo manifestaciones de alegría en varios puntos del país: hasta en la lejana ciudad de San Carlos de Bariloche los estudiantes del nuevo Instituto de Física cantaron ´La Marsellesa´ a orillas del lago. En Buenos Aires, miles de ciudadanos recorrieron las calles entonando cánticos y estribillos mientras caía una lluvia torrencial.” (2) Uno de esos festejantes era Jorge Luis Borges.

 


(1) Alicia Chibán, “Dos odas patrióticas en el universo de Borges”.
(2) María Sáenz Quesada, “La Libertadora”, Ed. Sudamericana, 2007, pág.21.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s