Cristina Kirchner habla a la juventud militante.

15

“Mi compromiso es con la historia, no con el calendario electoral”.

Discurso de la presidenta Cristina Fernández de Kirchner en el Patio de las Palmeras, Casa Rosada frente a la Juventud Militante – 31.07.2014

“¡Hola, cómo están! No saben cómo los extrañaba. Me encanta esa consigna de Chávez, la primera, la que cantaban. ¿Saben por qué me gusta? Mañana van a decir, “claro, le gusta porque dicen que Cristina es la conducción”.

No, ¿saben por qué me gusta? Porque me incorporaron al compañero, al comandante Hugo Chávez.

¿Saben qué? El otro día cuando estuve en Caracas, además de ir al Cuartel de la Montaña a verlo, estuvo una delegación de la juventud del Partido Socialista Unido Venezolano esperándome en la puerta y cantaban una consigna que me encantó porque cantaban, a ver si me acuerdo, esperen, cantaban algo así como “Chávez no se murió, Chávez son millones, Chávez soy yo”, decían. Así que, apréndanla porque es muy linda. Tengo también mi consigna. Pregúntenle a los chicos, primero, después ensayen.

Ustedes saben que yo les decía a los jóvenes que me fueron a saludar, con un gran entusiasmo, jóvenes universitarios, jóvenes militantes del territorio que, bueno, que vivaban a Chávez, también a Néstor y les decía que cuando los jóvenes o cuando las banderas llevan la imagen de un dirigente, cuando en las remeras estampada está la cara de un dirigente, o tatuados en los cuerpos de los militantes la cara o imagen de esos dirigentes, es que han entrado definitivamente en la historia.

Y la verdad que las cosas que hemos vivido, junto a Hugo, a Néstor, en esta década, el apoyo de Malvinas que logramos merced a la gestión patriótica de Hugo Chávez, en todo el Caribe que fue gracias a él que logramos que todo el Caribe se uniera también para apoyarnos en la causa de Malvinas, también fuimos al Cuartel de la Montaña con Pepe Mugica, que también estaba muy emocionado a visitarlo, y la verdad que uno siente por ahí las pérdidas.

Pero cuando los veo a ustedes, con este entusiasmo, con esta pasión…no, es gracias a ustedes que han vuelto a creer…y los ve con tanta pasión, tenemos que ser muy fuertes los argentinos, muy unidos porque van a intentar, no solamente aquí, sino se ve y se percibe en toda la región tratar de dividirnos…

Charlábamos con distintos mandatarios, no lo van a lograr, porque realmente el MERCOSUR, la UNASUR, la América del Sur toda, el CELAC, el Caribe, que estamos definitivamente unidos. ¿Saben por qué? Porque hemos aprendido que la unidad hace la fuerza. Y que solamente juntos, vamos a poder lograr ser protagonistas en este mundo multipolar, difícil, complejo.

Yo decía recién y seguramente ustedes lo veían por las pantallas, que acechas sobre la Argentina. Porque la Argentina es un país con inmensas posibilidades y ahora, justo ahora que estamos sacándonos de encima la deuda externa. Hoy la Argentina es el país o uno de los países con menor proporción de deuda externa respecto de su PBI.

Para que ustedes lo tengan, nuestra deuda en dólares, en moneda extranjera en manos de tenedores privados, es apenas del 8 por ciento del PBI. Cuando Néstor era presidente, llegaba al 150, al 160, éramos un país inviable. Y ahora, nos estamos desendeudando, hemos pagado más de 190.000 millones de dólares sin recurrir a nuevo endeudamiento, con el propio crecimiento.

Ustedes, los argentinos fueron los que pagaron, cuando nos decían que era imposible hacerlo, cuando nos decían que era imposible que en el monitoreo del Fondo Monetario iba a ser algo. Y les demostramos nosotros y otros países de la región, que es posible crecer e incluir. Pero, tal vez, la Argentina más que ninguno, porque hoy, según Naciones Unidas, tenemos el índice de desarrollo humano más alto de toda la región.

Y eso, compañeros y compañeras, eso tiene un solo nombre y se llama inclusión social. Crecimiento económico con inclusión social. Es lo que también hicimos hoy enviando al Congreso leyes para defender a los usuarios y consumidores. Es lo que hacemos todos los días, defendiendo el interés de los argentinos, de todos los argentinos. Porque la deuda, no tiene colores ni lleva un signo partidario, al contrario, es de los 40 o la tienen que pagar los 40 millones de argentinos por más que la hayan contraído 4 vivos.

Porque ninguno de ustedes se endeudó, a ninguno de ustedes les consultaron para endeudarse. Y, sin embargo, se tienen que hacer cargo de las consecuencias.

A mí tampoco me consultaron, al Congreso tampoco lo consultaron cuando hicieron el megacanje o el blindaje. Ni qué hablar de la deuda de la dictadura cuando, además de dinero, había sangre.

Entonces, yo quiero llamar a todos ustedes a redoblar los esfuerzos militantes y, fundamentalmente, a redoblar la convocatoria a la unidad, porque lo peor que nos podría pasar, es que nos dividieran. Porque siempre sobre la división han trabajado los enemigos de adentro y de afuera y no tenemos que permitirlo.

Y cuando hablo, quiero que quede claro también, que cuando hablo de la unidad, no hablo de una unidad partidaria, no hablo de una unidad de partido ni de sectores ni de facciones, hablo de la unidad nacional, hablo de la unidad de los argentinos. Tenemos miles de cosas para diferenciarnos, discutir y debatir. Pero para defender el futuro, para defender lo que hemos hecho, para enfrentar a los que pretenden hacernos firmar cualquier cosa, amenazándonos con que se viene el mundo abajo, que no cuenten conmigo para eso.

Y les decía hace un rato qué fácil sería para esta Presidenta, que está finalizando su segundo mandato, firmar cualquier cosa e irse. No, no, ¿saben por qué? Porque para mí la historia no es la próxima elección, para mí la historia no son el calendario electoral, para mí la política es, precisamente, la historia, la historia de generaciones y generaciones que lucharon por un país mejor. Yo me siento comprometida con esas generaciones, con las que pasaron, con las que están y con las que vienen. Ese es mi verdadero calendario electoral.

Y por eso decía también cuando recién estábamos anunciando, sí, mi amor, ¿quién me grita Cristina desde ahí? Por eso recién cuando anunciábamos también el segundo aumento jubilatorio del año, gracias a la Ley de Movilidad Jubilatoria, una ley que también es una conquista de inclusión para que sea una verdadera política de Estado. Y así podemos ir contando y contando la cantidad de derechos, la cantidad de gente que hemos incluido.

¿Por qué saben cuál ha sido también de crecimiento económico como el nuestro? Que no le hemos sacado nada a nadie para darle al otro. Al contrario. Nadie se levantó sin el derecho que tenía el día anterior cuando hemos mandado leyes al Senado, cuando hemos mandado leyes a la Cámara de Diputados para ser sancionados.

Al contrario, gente que no tenía esos derechos se levantó con los mismos derechos que tenía el resto.

Y esto es lo importante de un proceso político y de crecimiento. Eso es la inclusión. La inclusión parece muchas veces un eslogan. No, no, la inclusión es eso, cada vez más adentro, aunque no te des cuenta, aunque por ahí me insultes y me agravies, no te des cuenta que te metimos adentro.

Basta, le pasó a todos chicos, lean la historia, le pasó a Perón, le pasó a Evita, cuando generaban esa clase media que luego, bueno, porque este es un problema cultual, por ahí no se daban cuenta y hoy me hacía acordar mi hijo que cuando todos los países reconocían a la dictadura que sobrevino luego del derrocamiento del general Perón, había un eslogan, no un eslogan, en realidad era todo el mundo reconoció al gobierno decían, bueno, no quiero ni nombrarlo, “menos villa Manuelita”. Menos Villa Manuelita, era una villa que era la única que no había reconocido, con el símbolo de la resistencia.

Y la verdad que cuando ve la historia, se da cuenta que mucha gente inclusive, que resulta beneficiaria de procesos políticos, económicos y sociales, y ella misma advierte cómo le vino lo que tiene, y tiene todo el derecho a creer que es producto del esfuerzo propio. Una parte será producto del esfuerzo propio, pero que piensen también que toda la vida se esforzaron a lo mejor y nunca tuvieron nada.

Por eso es importante comprender que muchas veces tenemos problemas culturales que son los que nos dividen más que problemas políticos o sociales.

Por eso, yo digo siempre a los compañeros que tienen responsabilidades en los barrios, en las universidades, en las fábricas, en una oficina, en un laboratorio, en cualquier lado, que lo importante es concientizar al otro, sin agresión, sin descalificación, simplemente explicando.

¿Porque saben qué pasa? Mucha gente no puede ver. ¿Y saben por qué no pueden ver? Porque todo lo que recibe todo el santo día, es desde medios hegemónicos, de contra y contra y cosa mal, mala.

Entonces, tengamos paciencia, tengamos mucha paciencia. Porque las cosas, más temprano que tarde, siempre llegan. Y yo espero que cuando algunos se den cuenta, no sea demasiado tarde.

Muchas gracias a todos, los quiero mucho.

Muchas gracias, fuerza.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s