Libros censurados durante el Proceso de Reorganización Nacional: Decreto 1888.

1-elpuebloquenoqueriasergris

El 3 de octubre de 1975, iniciando el último semestre del gobierno de Isabel Martínez de Perón, aparece publicado en la sección El niño y la mujer del diario El Cronista Comercial, un artículo que anuncia la publicación de nuevos libros de nueva editorial dedicada a la literatura infantil.

La Editorial Rompan Fila se estrena con El pueblo que no quería ser gris (texto de Beatriz Doumerc e ilustraciones de Ajax Barnes) para niños de entre 6 y 9 años y La ultrabomba (texto de Mario Lodi e ilustraciones de I.Sedazari) para niños de entre 7 y 10 años.

Mirta Goldberg y Augusto Blanco, dos de los responsables de Rompan Fila cuentan al Cronista Comercial que la editorial “entiende la educación como un proceso de crecimiento en libertad y por lo tanto, lo opuesto a adoctrinamiento”, que “los chicos piden una educación para incorporarse al mundo y no para permanecer al margen. Lo que los chicos piden son las herramientas necesarias para formular sus propias normas de conducta. Es decir que piden una guía para autoeducarse, pero no educarse en la anarquía, como sostienen los defensores de los métodos represivos en educación, sino autoeducarse en normas que nazcan de sus propias experiencias concretas, de su escuela de vida y no de su vida en la escuela; que nazcan de su lectura de vida y no de su vida de lectura”.

Rompan Fila pretende ofrecer “libros útiles para el crecimiento, libros que acompañen al chico en su lucha para penetrar en el mundo de las cosas y de los hombres, libros que los ayuden a crecer, a no tenerle miedo a la libertad, que los ayuden a querer, a pelear, a afirmar su ser. A defender su yo contra el yo que muchas veces les quieren imponer padres o instituciones, consciente o inconscientemente, víctimas a su vez de un sistema que los plasmó o trató de hacerlos a su imagen o semejanza. Libros contra la polución causada por los medios de comunicación de masas, libros que digan la verdad por sobre toda ideología”.

El pueblo que no quería ser gris relata la historia de un pueblo gobernado por un rey que sólo sabía mandar. Como ya no se le ocurría que más ordenar, decidió que todo el pueblo pintara sus casas de gris. Uno de los habitantes vio pasar una paloma roja, azul y blanca y decidió pintar su casa de esos colores. El rey, desesperado por la desobediencia, ordena traer a su palacio a todos los pobladores. Al concurrir el pueblo, hombres, mujeres, niños y animales, van dejando en su camino y en todo lo que tocan los colores azul, blanco y rojo, incluso los estandartes. El país vecino, al observar el cambio, manda emisarios para saber qué ocurre y al volver, los caballos en sus patas y los emisarios también contagian de rojo, azul y blanco al pueblo vecino. Pero son las palomas las que llegan primero, y la historia vuelve a empezar.

La ultrabomba cuenta la historia de un señor, Patrón Palanca, que fabrica bebidas horribles con los residuos de petróleo. Como nadie las compra decide hacer una intensa publicidad para motivar a la gente. De este modo se hace rico y convence al rey para fabricar una bomba poderosa que lo hará a él inmensamente rico y al rey, soberano de toda la humanidad. Cuando llega el momento de tirar la ultrabomba, el piloto no concibe que el enemigo sea el pueblo y tira la bomba en el palacio del rey. El rey y Patrón Palanca huyen y “desde ese día comenzó otra historia. En toda la tierra, una historia sin guerras”.

Once meses después de publicada la nota en El Cronista Comercial, durante el primer semestre del Proceso de Reorganización Nacional, se ejecuta el decreto 1888 que prohíbe y secuestra estas publicaciones.


Decreto N° 1888

Bs. As. 3/9/76

VISTO las facultades conferidas al Poder Ejecutivo por el artículo 23 de la Constitución Nacional durante la vigencia del estado de sitio y,

CONSIDERANDO:

Que es deber ineludible del Poder Ejecutivo preservar en todo momento el orden y la seguridad públicos, impidiendo aquellas actividades que puedan alterarlas.

Que el análisis de las publicaciones tituladas “la ultrabomba” y “El pueblo que no quería ser gris”, de la Editorial “Rompan Fila”, y “La línea” de “Granica Editores S. A.”, permite advertir que por su contenido e intencionalidad coadyudan a mantener y agravar las causas que determinaron la implantación del estado de sitio.

Que en ambos casos, se trata de cuentos destinados al público infantil, con una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica propia del accionar subversivo.

Que conforme lo ha admitido reiteradamente la jurisprudencia de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, el secuestro de una publicación se encuentra dentro de las facultades privativas del Poder Ejecutivo Nacional, acordadas por el mencionado artículo 23 de la Constitución Nacional.

Por ello

EL PRESIDENTE DE LA NACIÓN ARGENTINA DECRETA:

Artículo 1° – Prohíbese la distribución, venta y circulación de las publicaciones “La ultrabomba” y “El pueblo que no quería ser gris” de “Editorial Rompan Fila” y “La línea” de “Granica Editores S. A.” y secuéstrense los ejemplares correspondientes.

Art. 2° – La Policía Federal dará inmediato cumplimiento a las medidas dispuestas.

Art. 3° – Comuníquese, publíquese, dése a la Dirección Nacional del Registro Oficial y archívese.

– VIDELA. Albano E. Harguindeguy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s