Felipe Díaz, el último soldado de la independencia argentina.

1

Fue publicada como la muerte del “último guerrero de la independencia” con los rigores y precisiones de entonces para su clase social. Vivió sus últimos años en Palermo, anónimo, en una modesta casa del barrio de Palermo. Incluso supo ver la desaparición del Caserón de Rosas a unas cuadras.

Fue rescatado de la miseria a través de una pensión gestionada por Bartolomé Mitre y Vedia, “descubridor” del viejo soldado, y terminó sus días asistido por su nieta, Isabel Díaz de Thompson.

La última vez que salió a la calle fue el 24 de mayo. Nunca más se lo vio hasta su muerte, el 5 de julio de 1901. Se calculó su edad en 136 años; su año de nacimiento en 1765, cuando una expedición inglesa desembarcaba en las Islas Malvinas, denominándolas “Falkland”, bajo gobernación de Pedro Antonio de Cevallos Cortés y Calderón (que volvería como el primer virrey del Virreinato del Río de la Plata, creado en 1776.

Al entierro asistió un numeroso público en (tardío) homenaje al último guerrero de la Independencia, presidiendo el duelo el ministro de la guerra, coronel Pablo Riccheri.

Sus restos fueron depositados en el panteón militar, siendo despedidos con sentidas palabras por el doctor Eulogio Fernández, médico de Sanidad Militar, coronel Smith, señor Mario Gorostarzu, una de las personas que más influyeron para mejorar la suerte de Felipe Díaz.

Fuente: Revista Caras y Caretas, Año IV, Nº 144, 6 de Julio de 1901.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s