García Lorca preso en Buenos Aires.

Garcia Lorca

 “Nadie sabe, Buenos Aires lejano, Buenos Aires abierto en el fondo del tallo de mi voz, el interés y la jugosa inquietud que me embargan cuando recuerdo tu trágica vitalidad, tan sentida por mí, y el aire de añoranza que mueve los árboles de mi pensamiento al recordar, lo generoso, lo hidalgo, lo comprensivo que fuiste con mi mensaje de poeta, hidalguía y generosidad que ha prestigiado mi obra en el ámbito de habla castellana”, escribió Federico García Lorca en 1935, un año antes de ser asesinado por la falange de Franco.

Había vuelto a España (27 de marzo de 1934) después de cinco meses en Buenos Aires, donde pudo ver las representaciones de sus obras (Bodas de sangre, La zapatera prodigiosa, La niña boba…), pudo disfrutar de los agasajos en las mansiones de los Rojas Paz y Oliverio Girondo, del homenaje a Rubén Darío en el PEN Club; pudo reunirse con Pablo Neruda, Raúl Gonzalez Tuñón e incluso Carlos Gardel, que moriría meses después.

En su estadía porteña, García Lorca no se privó de conocer una comisaría: por transgredir la prohibición de estar en una confitería un domingo de elecciones estuvo preso durante horas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s